Los roedores, ratas y ratones, son una de las plagas más comunes tanto en casas como negocios. Estos animales se caracterizan por tener gran vitalidad, mantenerse en constante movimiento, reproducirse rápidamente y consumir una gran cantidad de alimentos. Son muy sociales por lo que se agrupan en colonias integradas por machos y hembras.

Los roedores de este tipo producen diversidad de daños en materiales ya que son capaces de roer plástico, yeso y maderas. Otro aspecto para resaltar es que contaminan los lugares donde habitan con sus excrementos y orina. Son capaces de transmitir a los humanos enfermedades como: leptospirosis, toxoplasmosis, tularemia, salmonelosis, tifus, parásitos internos y externos, entre otras.

Debido a lo anterior es muy importante tomar las medidas necesarias para impedir el ingreso de ratas y ratones a nuestras instalaciones. Te sugerimos:

-Sellar las puertas y ventanas, cerrando los agujeros que permitan su ingreso.

-Coloca rejillas o mallas metálicas en espacios que estén en contacto con el exterior y que requieran permanecer abiertos.

-Reparar cualquier desperfecto en las canaletas, desagües y drenajes, una vía común de acceso.

-Las tapas de los registros y coladeras deben permanecer cerradas, verifica frecuentemente que se encuentren en buen estado.

-Mantén limpias tus instalaciones, evitando dejar restos de comida disponibles. Tampoco se debe dejar la comida de las mascotas al aire libre.

-Ante alguna sospecha de la presencia de los roedores es importante colocar trampas o mejor aún, llamar a los expertos en fumigación.
Llama a Máximo Control de Plagas y nos encargaremos de erradicar a los molestos ratones.

Con información de Experto Animal, yComo, Clarín y Rentokil.