Los mosquitos pueden parecer animales indefensos, sin embargo, son propagadores de peligrosas enfermedades como dengue, zika, malaria, fiebre amarilla o chikungunya; razón por la que es importante eliminarlos, antes de que se conviertan en una plaga.

Existen alrededor de 3,000 especies de mosquitos en el mundo, muchos de los cuales no son peligrosos. Tienen la capacidad de vivir en cualquier tipo de zona climática y dependiendo de la especie, su adaptabilidad les permite reproducirse en todo tipo de medios acuáticos.

En el caso de las zonas tropicales, los mosquitos pueden convertirse en principales vectores de enfermedades por lo que de los que hay que cuidarse es de aquellos que se sirven del ser humano como huéspedes principales, chupándoles la sangre, no solo personas, sino aves, mamíferos o reptiles.

Algunas de las medidas de control que hay que implementar para evitar la propagación de mosquitos son: el correcto sellado de desagües y pozos, así como la eliminación de recipientes que contengan agua. También se puede echar mano de aerosoles  para acabar con los mosquitos adultos.

En caso de que necesites una fumigación más profesional para eliminar esta molesta plaga, no dudes en comunicarte con Máximo Control de Plagas, los expertos en fumigación industrial, comercial y residencial.

 Con información de Bayer y National Pesticide Information.